Radiología intervencionista

Resumen

La apendicitis es una de las causas más comunes de dolor abdominal en los niños. En ocasiones, la apendicitis puede complicarse con una «rotura» o perforación. En estos casos, el contenido de las heces dentro del apéndice se escapa al abdomen. Esto da lugar a una reacción inflamatoria de nuestro organismo en un intento de «contener» la propagación, creando abscesos. La inflamación resultante también dificulta la extirpación quirúrgica, ya que el intestino se vuelve friable. Sin embargo, estos abscesos intraabdominales pueden provocar fiebres prolongadas, dolor y una recuperación lenta.

Síntomas e historia

Los pacientes con apendicitis suelen presentar dolor en el cuadrante inferior derecho, fiebre y anorexia (sin ganas de comer). Los pacientes pueden tener un alivio del dolor tras la rotura (ya que el apéndice ya no está bajo presión).

Diagnóstico

La ecografía abdominal o la TC pueden mostrar una o múltiples colecciones complejas de líquido en el abdomen. La TC tiene la ventaja de mostrar colecciones más profundas, pero requiere radiación. La ecografía es beneficiosa ya que es la principal modalidad utilizada por el radiólogo intervencionista para llevar a cabo el tratamiento, por lo que puede determinar si un asa intestinal puede estar en el camino, haciendo que un paciente no sea elegible para el drenaje IR.

Tratamiento

En los casos de apendicitis perforada, la resección quirúrgica y el lavado pueden ser difíciles debido al riesgo de sembrar el abdomen con más infección. Normalmente, la Radiología Intervencionista realizará la colocación de un drenaje de absceso guiado por EE.UU. y la cirugía permitirá que el paciente se recupere durante 4-6 semanas antes de que el paciente vuelva para la extirpación electiva del apéndice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.